El Minuto de Barcelona

 

Abelardo Vergara, un torero catalán criado en Albacete

Manuel Salmerón (16-11-2020)

En el espacio de esta semana queremos recordar a un torero catalán aunque desde muy niño sus padres se trasladaron a vivir a Albacete tras un breve tiempo en Tánger. Nuestro protagonista es Abelardo Vergara.

Nació en la barriada de Sarria un 8 de diciembre de 1931 y cuando tenía tres años sus padres decidieron trasladar su residencia en Albacete, en el ambiente taurino de la ciudad comienza a tomar contacto con el mundo profesional y debuta  sin picadores en la misma ciudad, un 6  de junio de 1954. Obtuvo  muchos los éxitos en este primer escalafón y toreo gran números de festejos menores.

Con picadores lo hace en Aranjuez el 10 de junio de 1956 con novillos de Tabernero de Paz  y José Luis Lozano y Luis Segura de compañeros.  Se presentó en Barcelona, su ciudad natal, el 5 de agosto del mismo año, y lanzado como figura de los novilleros, toreo varios festejos más aquella misma temporada en la capital catalana y finalizó el año con 32 paseíllos. En Madrid se presentó el 21 de marzo de 1958 en un mano a mano con Antonio González, tras el éxito de esa tarde, torea ocho novilladas más en Las Ventas.

Como no podía ser de otra manera tras sus éxitos, tomó la alternativa en la Monumental de Barcelona, con un cartelón, el 15 de mayo de 1958  "Chamaco" fue el padrino en presencia de Julio Aparicio y toros de Baltasar Iban Finalizó aquella  temporada con 32 corridas. No pudo confirmar en Madrid el 5 de abril de 1959 al ser cogido cuando toreaba de capa al toro que debía  ser  el de la ceremonia,  y  lo hace el 19 de mayo siguiente con Marcos de Celis y "Solanito" que le cedieron el toro "Dormilón" de Arturo Sánchez.

Fue un importante torero y figura en los pocos años que se mantuvo en activo ya que se retiró en 1965, con 28 años y siente de alternativa- según sus propias declaraciones - cuando empezó a no ganar dinero.  Su intención de regresar a los ruedos se frustró por la falta de contratos y se desprendió de todos sus trastos y trajes de torear para no tener de nuevo la tentación.

Según explicó le mismo, la “mili” frenó su carrera ya que  pasó dos años en Ceuta sin poder torear;  y una de las anécdotas más importantes en su carrera fue cuando el gran Pedro Balaña de tiro el sombrero mientras  realizaba una gran faena, cosa que el empresario solo hizo dos veces en su vida, a Manolo González y a él.

Una vez retirado del  toreo y por una casualidad, a través de un amigo se hizo croupier, profesión con la que también ganó mucho dinero.

Abelardo Vergara fue un torero de pequeña estatura pero muy artista, aunque en momentos difíciles también mostraba un gran valor.

Torero catalán y albaceteño, fue muy querido y respetado por todos los que le conocieron. Falleció el 12 de noviembre de 2012 con 74 años.

Sintonicen cada lunes, a par 23 horas,  www.ladivisa.es

 

A Porta gayola

Y después de la Gira ¿Qué?

JM Alarcón (16-11-2020)

Mientras las instituciones, esta semana concretamente el Senado, siguen negando los valores de la Tauromaquia y su derecho a recibir el mismo trato que los demás sectores culturales, la Fiesta sigue cumpliendo el calendario previsto para su gira de construcción, aunque sea cambiando de sede e incluso de día.

Este fin de semana en que pareció que hasta la climatología se ponía en contra inundando de lluvia el ruedo pacense de Herrera del Duque, pudimos ver a seis novilleros pidiendo sitio, dejando constancia de que quieren llegar a lo más alto, cada uno con sus armas pero todos con el denominador común de su hambre de triunfo. Podrá gustar uno más que otro, pero lo que nadie les puede negar es que lo dieron todo y no se dejaron nada para otro día. Además, un detalle muy positivo, manejaron los aceros con una solvencia sorprendente tanto por su condición de novilleros como por lo poco o casi nada que han toreado en los últimos meses. Está claro que en las largas semanas de encierro hicieron los deberes y no solo con capote y muleta si no también con el arma que, a fin de cuentas, es la que da, y sobre todo la que quita, los triunfos, la espada. En tres festejos no se escuchó ni un aviso ni se hizo uso del descabello. Las estocadas cayeron más  menos en su sitio, algunas incluso cabe catalogarlas de defectuosas, pero todas cumplieron su cometido de dar con la res en la arena.

Bien, pues a falta del remate torista de Logroño, la gira está  punto de concluir. ¿Y Ahora qué? ¿Será posible esa temporada de invierno para la que hay disponibles, como recordaba hace días David Casas, 27 plazas cubiertas, 27? ¿Cómo se afrontará un 2021 que, salvo sorpresas, se va a parecer bastante al 2020? 

La palabra la tienen, como les decías la pasada semana, los empresarios, los que estos meses han estado en línea de combate, sorteando mil y una restricciones, trabas y contratiempos, y los que aprovecharon la coyuntura para tomarse un año sabático. Todos deberían arrimar el hombro para que, hecho lo más difícil que era evitar que este fuera año un año en blanco para la tauromaquia, se puebla planificar una temporada mínimamente decente dentro de lo que las circunstancias permitan.  Por lo menos esta vez la cosa no nos pilla de nuevas como ocurrió en marzo. Ahora ya sabemos por qué pitón se vence el toro del Covid  y estaría feo que, sabiéndolo, nos diera una voltereta.  

Y puestos a ver la botella medio llena, nos quedaremos con lo positivo de este annus horribilis, que es posible dar festejos con 200 espectadores en los tendidos, que el pueblo quiere toros y que hay un relevo, con y sin caballos, que garantiza el futuro. Y para no hablar de los quinientos alumnos solo en las escuelas taurinas andaluzas. Por ellos, quienes pueden deberían dar por finalizado su año sabático y empezar a poner las bases de una temporada 2021en la que no habrá excusa para no abrir las plazas de primera. Meses quedan por delante.   

Plumas amigas

¡Vivir! Aunque se empeñen en no dejarnos

Pedro J. Cáceres Editorial del programa La Divisa (9-11-2020)

“No te olvides de vivir

La vida tal como viene

No te olvides de vivir

Que el mundo sigue girando

Intenta de ser feliz

Por muy oscura que sea la noche, siempre amanece”

La vida sigue. El mundo gira, y más pronto que tarde, todo volverá a su ser. Así, como encabezamos este editorial, comienzan Los Romeros de la Puebla una de las sevillanas más célebres de su repertorio, un canto a la vida, un canto a la felicidad a pesar del momento que se pueda atravesar.

Porque ninguna racha es eterna, ni las buenas, ni las malas, sólo hay que estar preparado para salir de unas y disfrutar de otras. El sol saldrá. Siempre. Y el toreo volverá de nuevo a hacer vibrar a los jóvenes y a los mayores. Sin coronavirus. Con los sueños de cada amanecer impolutos, con los cientos de muletazos que la humillación del destino nos permita pegar. Porque los pegaremos: seguro.

Lo bueno de las malas rachas, como de los malos días, es que también se acaban. Fe y esperanza…a pesar del gobierno.