El minuto de Barcelona

Cortés y Chacón ganan crédito en Francia

Manuel Salmerón (16-07-2018)

Se celebró la Feria de Céret y, como de costumbre, muchos catalanes se desplazaron a la cercana ciudad del sur  de Francia, para presenciar uno de los ciclos con ganaderías más duras del circuito taurino. Toros de Sao Torcato un casi desconocido hierro portugués y Juan Luis Fraile,  y novillos de María Cascón y Raso de Portillo. De todo asomó por los chiqueros y salen reforzados dos matadores modestos pero con gran mérito, capaces de matar estos terroríficos morlacos, Javier Cortes y Octavio Chacón  que amplían su crédito en Francia, mientras sigue con su prestigio Robleño, ídolo de Céret desde hace años.

Una pena que no pudiera estar presente el novillero Maxime Solera, aún convaleciente de las lesiones que sufrió el pasado día 30 de junio en Boujan-Sur-Libron. Fue sustituido por Curro Duran y formaron el resto del cartel, Ángel Jiménez y Aquilino Girón, que fue el triunfador entre los novilleros.

Y, como de costumbre, desde mañana la sociedad organizadora empezará a montar la feria 2019, primero buscarán toros en el campo del gusto del aficionado de Ceret, y una vez reseñados, a los valientes que quieran matarlos, modestos pero con muchos meritos y muy toreros.

Y los aficionados catalanes con la ilusión puesta en el año próximo, para desplazarnos y asistir de nuevo a esa magnífica feria.

Sintonice todos los lunes, a partir de las 23 horas, www.ladivisa.es

A porta gayola

El legado de Víctor Puerto

JM. Alarcón (9-07-2018)

Se nos fue hace dos años en una tarde de sol, ese sol de julio al que algunos llaman Lorenzo, como se llamaba el toro de Los Maños que lo clavó literalmente contra la arena del coso de Teruel. Y a los compañeros de Castilla La Mancha TV que retransmitían la corrida y a los de Toros TV que hacían lo propio con la de Pamplona, les tocó cumplir con el doloroso deber de informar que nada habían podido hacer los médicos, que la cornada era letal, que la nómina de mártires de la Fiesta se acababa de incrementar con un nuevo nombre, Víctor Barrio Hernanz; y al mismo tiempo que el mundo del toro se conmocionaba, unos cuantos malnacidos mostraron su alborozo y demostraron lo que son, inmunda semilla del diablo, como ocurriría meses después cuando Iván Fandiño se sumó a la lista de los que salieron de la historia para entrar en la leyenda.

Fue un torero que de novillero –lo contaba Zabala de la Serna el 10 de julio de 2016 en El Mundo- cautivó Madrid en su presentación- tanto por el valor como por la estatura, 1,90. 

Pero Víctor Barrio no fue sólo un prometedor novillero al que luego, como a tantos, no le dieron el trato que merecía y que tuvo que ganarse la gloria dejado la vida en los pitones de un toro; fue un taurino que lo vio claro, que tuvo conciencia de que, para su defensa, más argumentos que en muchos casos huelen a rancio lo que necesita la Fiesta es pedagogía, que se sepa lo que realmente es y lo que significa; y que esa pedagogía debe ir dirigida sobre todo a las nuevas generaciones, esas a las que el animalismo y sus lacayos quieren sacar de las plazas. Y en memoria del héroe caído nació el Programa Víctor Barrio, desde hace un mes convertido en Fundación, para cumplir su sueño, enseñar a los niños el toreo.

Las cifras hablan claro, más de un millar de futuros aficionados se acercaron y disfrutaron con la tauromaquia el pasado año en una docena de jornadas en las que se inspiraron en la temática taurina para dibujar, pintar, o recortar. Además de compartir palco con sus ídolos.

“Mientras los mayores estaban de charleta, Víctor jugaba con nosotros. Un día que toreaba en El Espinar, por la mañana estuvo enseñándonos a torear de salón”. Así explicaba Eugenio, una niña de 11 años, su vivencia con el torero. Ahora ella misma enseña a otros pequeños a jugar al toro y a confeccionarse sus propios trastos de torear.

Este es el gran legado que nos dejó aquel segoviano valiente y muy alto que conquistó Las Ventas el día de su presentación y que hace dos años garbó su nombre en el cartel de la historia sin llegar a cumplir los treinta, porque los elegidos de los dioses mueren jóvenes.