El Minuto de Barcelona

Solo dos locales para ver toros en Cataluña

Manuel Salmerón (23-05-2022)

Nos conformamos con poco. Una pena la situación que tenemos actualmente en Cataluña, pasada la feria de Sevilla y en la actualidad la de Madrid, los aficionados tenemos verdaderos problemas para presenciar las corridas por televisión en lugares públicos, una ciudad y su área metropolitana con casi cuatro millones de habitantes, que sepamos solo en dos lugares públicos se pueden ver los toros por televisión, lamentable.

Tradicionalmente y desde hace muchos años, épocas de pandemia aparte, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña era el local ideal para juntarnos unos cuantos aficionados y ver las corridas en tertulia, actualmente cerrado y según comentarios de la propia Federación por falta de logística para dar apertura al local en días de corrida y por la precaria economía de la entidad, no se prevé que este año podamos reunirnos en la mencionada sede.

Solo dos locales, uno y gracias a la gestión del presidente de la Peña José Tomas de Barcelona se ha brindado a poner el canal toros donde algunos aficionados se reúnen y ven las corridas, se trata del Bar Delta, en la calle Sicilia 111 de Barcelona.

Otro local privado pero abierto a todos los aficionados es la Peña Taurina El Prat de Llobregat, en la calle Barcelona 5, un local y una peña modesta, pero con un apasionado y activo presidente en la persona del amigo Bienvenido López y su junta.

Así están y así continúan los temas taurinos en la comunidad que en su día fue la referencia mundial del torero. Lamentable, Cataluña que pena me das.

Sintonicen todos los lunes, a las 23 horas, www.la divisa.es

A Porta gayola

Madrid como observatorio, para bien y para mal, de la Fiesta

JM. Alarcón (23-05-2022)

Decir mayo en el planeta de los toros equivale a decir Madrid, como abril equivale a decir Sevilla. En el mes en el que estamos, la atención se centra en la capital y más en concreto en se plaza toros, y si Madrid, en palabras de Antonio Machado -y pronunciadas en circunstancias bien dramáticas por cierto- es el “rompeolas de todas las Españas” Las Ventas es el observatorio que nos ofrece una perspectiva bastante real de la situación de la Fiesta.

En este 2022 de la vuelta a la normalidad de lo primero que hay que hablar, y que celebrar, es la respuesta del público que al igual que sucediera en Sevilla, ha demostrado que la ciudadanía no solo no ha perdido la costumbre de ir a los toros como se pudo temer tras dos años de restricciones, sino que tiene muchísimas ganas de volver a sentarse en los tendidos. Lo segundo es la respuesta de los profesionales consagrados, de esos que no tienen nada que demostrar, que para decirlo en lenguaje corriente “ya están” ricos y que lejos de contemporizar al abrigo de lo ya conseguido siguen queriendo más. El ejemplo más claro es el de “El Juli” llorando entre barreras tras perder con la espada una Puerta Grande que tenía en la mano.

Puerta Grande cuyas mieles sí paladeó este viernes Tomás Rufo, que es el otro ejemplo, el de los jóvenes que viene apretando y este caso de qué manera. Más allá de las virtudes de su toreo que no son pocas, lo que más admira del diestro toledano es esa madurez, impropia de su escaso bagaje, que le hace andar en la cara de los toros como si estuviera en el patio de su casa y que nos lleva a pensar que si no se tuerce, estamos ante un torero de época.

¿Lo que se presta menos a la celebración? Pues la constatación de que persisten los viejos vicios, como ese derrotismo crónico que manifiestan determinados sectores que, salvo rara excepción, consideran los triunfos de los toreros, sobre todo si son figuras, más producto de una pérdida de exigencia por parte de la afición y de los palcos que de los méritos mostrados por el diestro actuante.

Y eso está llevando y lo hemos visto varias veces estos días, a que algún presidente ya no solo cometa una injusticia con un torero sino que se transgreda de manera flagrante el reglamento, ese mismo reglamento que de forma tan quisquillosa se aplica en otros momentos. Porque como todos sabemos y a alguno parece que se olvida a veces, la primera oreja la concede el público y lo único que tiene que hacer el presidente es levantar acta de que la petición ha sido mayoritaria. Y tampoco vale el truco de retrasar innecesariamente la concesión de esa oreja para que no haya tiempo de pedir la segunda, que esa sí es potestad del presidente y si considera que no debe darla pues no la da y punto. Pero la primera es del pueblo soberano.

Plumas amigas

San Isidro (II): Juli, Rufo, Roca Rey, Téllez, Adame…

Pedro J. Cáceres. Editorial del programa La Divisa (23-05-2022)

La segunda semana de San Isidro ha ratificado a “El Juli” como figura (o figurón) de época; no de un momento, o una generación, y así titulábamos el editorial del programa pasado, para, tras su segunda y última actuación en esta feria, dicho titular, no se corrige, se aumenta.

Su actuación del pasado día 20 (en un solo toro, puesto que su primero se invalidó) nos provocó el siguiente comentario: “Todo Madrid se rindió (menos el “piolín” del palco). Es, en muchos años, la vez que -a mitad de feria y con solo una oreja (“despojos”)-  San Isidro tiene un triunfador incontestable” (PJC)

Una tarde de gran expectación, de reventa y carteristas –“no hay billetes”-, en la que el público venteño vio en Tomás Rufo un príncipe heredero, de futuro para cuando Juli decida retirarse, aunque con 24 años de alternativa no se atisba cuándo ese hecho se producirá. Tanto así que a Rufo le empujó, el público, la afición -la buena afición- , a abrir la PG el día de su confirmación -como antes lo hizo en Sevilla (Puerta del Príncipe) en su presentación- calibrando las cualidades artísticas y mentales, de capacidad  y conocimientos de Rufo para poder decir, sin temor a errar, que estamos ante un torero con proyección de figura; y así procedió el público de Madrid.

Una corrida en que Talavante consumaba su segunda aparición ofreciendo dudas sobre su momento y sitio como Ureña en su encerrona del sábado. Parece claro que la larga inactividad o pseudo inactividad pasa factura. Con los dos “tiempo al tiempo”.

Y si “El Juli” es “rey” y Rufo heredero, Roca Rey es la alternativa al trono. Su actuación en Las Ventas, esta semana, mestizando lo “civil con lo criminal” ratifica la pasta de figura que ya exhibía desde novillero y luego desde su alternativa hasta el parón de la pandemia.

Las figuras del toreo, toda la vida, si no tienen toro, se lo inventan. Y siempre están por encima de su enemigo por malo que este sea. Es el ABC de la lidia y el arte de la Tauromaquia: al muy malo hacerle malo, al malo que parezca medio bueno y al bueno cuajarlo y crujirlo, y después , la espada que ha sido el talón de Aquiles de Juli y Roca Rey para abrir la PG…y que en el palco haya, además de un aficionado -de lo que está carente Madrid, desde hace años- o un funcionario cabal, no un “piolín” que incumpla, flagrantemente el reglamento Ejemplos, de todo lo expuesto en este párrafo, en lo que va de feria “haberlos hay los”. Sin necesidad de señalar.

No quiero, no debo, concluir,  sin ponderar la firme y templada actuación de Ángel Téllez (se ha ganado una sustitución – y de las buenas-). Lo mismo que la raza, coraje y entrega de Joselito Adame, una vez más maltratado por una afición (no público en general) rayando la xenofobia, ese sector abochornante que cuajó el ruedo de almohadillas tras el primoroso final de faena de Ureña- en el quinto del sábado-. Y, concluyo con la actuación de ayer de Valadez que, en su confirmación, es otro canto, prudente, a la esperanza.

¡Ah! Que no se me olvide: echen cuentas, al también mexicano, Isaac Fonseca, merece la pena.