El Minuto de Barcelona

José Tomás dará de nuevo continuidad a la Escuela Taurina de Cataluña

Manuel Salmerón (21-01-2020)

El gran maestro de Galapagar,  consciente que la Escuela Taurina de Cataluña no cuenta con ninguna ayuda oficial, continuará con su apoyo económico en 2020, a través de su Fundación.

Sabedor  de las dificultades para continuar ayudando a unos pocos jóvenes catalanes quieren ser toreros en un lugar tan complicado, el maestro se hace solidario y de nuevo hará una aportación económica con la que esos jóvenes podrán viajar a distintos lugares de España y sobre todo a Francia, donde cuenta con el apoyo de la Escuela de Tauromaquia de Nimes, que les proporciona actuaciones para que, con orgullo, representen a Nimes y Cataluña.

Quien esto firma, como director, y todos los compañeros que formamos la Escuela Taurina de Cataluña, queremos agradecer públicamente que la máxima figura del torero, de vida y continuidad con sus aportación, como viene haciendo desde hace diez años, a una modesta pero apasionada escuela taurina. Gracias, maestro.

Otra gran alegría, la noticia publicada esta semana, de que Maxime Solera, un novillero francés que pasó como alumno por nuestra escuela hermana de Nimes, ahora con residencia en Barcelona y muy querido en toda Cataluña, está anunciado para tomar la alternativa en su ciudad natal de Arles con una corrida de Miura. Se puede pensar que es una locura, pero en el toreo si se quiere llegar muy alto se tiene apostar y Maxime está acostumbrado a estos hierros en su difícil pero muy triunfal carrera de novillero, Suerte Maxime.

Sintonicen cada lunes, a partir de las 23 horas, www.ladivisa.es

 

A PORTA GAYOLA

Algunas reflexiones después del susto

JM Alarcón (20-01-2020)

Al final tendrán razón quienes, ante la preocupación que se extendió por el sector taurino por la presencia en el futuro gobierno de elementos abiertamente anti taurinos, dijeron que no había que ponerse la venda antes de tener la herida. A la vista de lo que hemos sabido en la última semana, las cosas no van a cambiar, la Tauromaquia no dependerá de esa Dirección General de Bienestar Animal, sino que seguirá en el Ministerio de Cultura, cuyo titular ya se apresuró a decir que la respeta. Bueno, pues con eso ya nos conformamos porque, en realidad, nunca hemos pedido más que nos dejen hacer uso de nuestra libertad de decidir si vamos a los toros o nos quedamos en casa durmiendo la siesta.          

Pues bien, pasado el susto, llega el momento de la reflexión y del análisis y me van a permitir que haga el mío personal.

En segundo lugar, todo lo antedicho no nos debe hacer olvidar que la Fiesta necesita de un replanteamiento a fondo de sus estructuras que en algunos aspectos están más que obsoletas. Y ojo, eso no se hará si no enterramos el viejo, viejísimo, discurso de que el problema reside en que los toros son chicos y los toreros no se arriman. Eso no es verdad, como tampoco es verdad la cansina cantinela de quienes, diciendo defender la Fiesta, transmiten el mensaje de que es mejor quedarse durmiendo la siesta porque en las corridas ya no hay emoción. Eso que vayan y se lo digan a Mariano de la Viña, o a “Rafaelillo”, o Román o a cualquiera de los toreros que están vivos gracias a la pericia de los avances de la ciencia y, sobre todo, a la pericia de los cirujanos.

Sí, es verdad que en la tauromaquia, como en rodo en esta vida al enemigo que más hay que temer es al de dentro, y en este caso uno de los mayores enemigos esa baja autoestima que desemboca en el derrotismo. Y miren, si es cierto que hay miserias, injusticias,  

torpes que medran y gente válida que queda marginada, eso no es patrimonio del toreo, sucede en toda partes.

Y puesto que estamos en el año de Joselito “El Gallo”, será bueno recordar no solo al torero sino sobre todo al reformador al que puso las bases del torero actual porque tuvo muy claro que sin evolución no hay futuro y que para evolucionar hay que sacarse encima determinadas rémoras como esa pésima costumbre de magnificar el pasado, porque si se hace eso se acaba denigrando el presente y así sí que no hay futuro posible.    

Plumas amigas

¿Quieren defender a la España vaciada? ¿Pues apoyen al toro de lidia!

Pedro J. Cáceres Editorial del programa La Divisa (20-01-2020)  

Teresa Ribera se encargará de la España vaciada en el Gobierno de Sánchez junto a la lucha contra la crisis climática. La que quiere prohibir los toros. Y es cuanto menos surrealista que tenga que solucionar el problema de la España vaciada alguien que quiere prohibir nuestra realidad ecológica, alguien que quiere prohibir la crianza de una economía natural que sostiene a miles de pueblos.

Son 529 fincas vinculadas a 360 ganaderías sólo de la Unión de Criadores de Toros de Lidia. Son 280.450 hectáreas que engloban más de la mitad de los animales censados en el campo bravo. Es la realidad que supone la crianza del toro de lidia para el sostenimiento de este ecosistema, algo intolerable si no se tiene en cuenta por parte de Ribera en la lucha contra el cambio climático y la despoblación.

Porque entramos en el terreno de la parcialidad, del ocultamiento, del silencio ante una realidad innegable incluso por los grupos ecologistas subvencionados con millones de euros por el Estado.

Por otro lado, ya se conoce el nuevo Director General de Protección Animal del Gobierno: será el actual responsable del área de protección animal de Podemos, Sergio García Torres. Este organismo dependerá de la Vicepresidencia Segunda de Derechos Sociales de Pablo Iglesias. Así, García Torres se convierte en el primer alto cargo que tendrá España dedicado exclusivamente al bienestar animal.

Solamente hace falta echar un ojo al buscador de la red social Twiiter y poner las palabras @SergioGaTorres y "toros" o "tauromaquia" para ver todo el listado de ataques continuos a nuestro colectivo. Entre otras perlas, también este nuevo director denunció que "la leche no es necesaria" para vivir y que el ser humano "es el único mamífero que roba leche a otra especie". Además de antitaurino, es vegano, animalista y anticaza. Quiere poner fin a las subvenciones destinadas a escuelas taurinas como una de sus medidas estrella.

Y esto no ha hecho nada más que empezar.